Sin eventos

Esta Ruta del Barranco Fondo considerada como Sendero Turístico, discurre de forma paralela por el cauce del rio Mezquín entre las poblaciones de Belmonte de San José, La Codoñera y Torrevelilla

Existen otras rutas, partiendo de cada uno de los tres municipios, de carácter circular, es decir, comenzando y terminando en la misma localidad. Sin embargo la ruta que se señaliza como PR 13 discurre desde la población de Belmonte de San José a la de la Codoñera.

Descarga aquí la ruta PR-TE 13_barranc_fondo.gpx

Perfil Barranco FondoRio Mezquín

El rio Mezquín nace al unirse los barrancos de la Mina y La Cerollera, en las inmediaciones de la población de Belmonte de San José, localidad de la comarca del Bajo Aragón que ostenta el título de villa desde época medieval  y que cuenta con un especial casco urbano de visita obligada.

El Barranc Fondo corre paralelo al río Mezquín  que se va encajonado y adquiriendo  formas mágicas y monumentales formando también un microclima en el que chopos y fresnos van diseñando el paisaje, y donde  la huella humana es visible en las numerosas parideras de ganado construidas al abrigo de las salientes rocas.

Puente de Miranda

Cerca del pueblo, las huertas abundan y allí encontramos el puente de Miranda.

Partida PIÑONERS

Destaca en el primer  tramo del sendero desde Belmonte de San José una discreta mancha de pinos (Pinus pinea) que da nombre a la partida. Éste pequeño piñeral alberga ejemplares de notable envergadura. Su adaptación al medio y su naturalización ha sido total, aunque todo parece indicar que los primeros árboles de esta especie fueron plantados ya en el siglo XIX. Resulta habitual la observación de aves  en sus aparasoladas copas y troncos, tales como arrendajos (Garrulus glandarius), piquituertos (Loxia curvirostra) y pinzones (Fringilla coelebs) e incluso la presencia de ardillas.

Fresno

barandilla en senda3Pasada la zona del Piñeral, el cauce comienza a encajonarse paulatinamente en el terreno. La vegetación ribereña forma pequeños bosquetes de fresnos (Fraxinus angustifolia), asentados muchos de ellos sobre la roca desnuda, buscando la luz y acompañados de la presencia de chopos negros(Populus nigrae) y de una densa vegetación de ribera donde abundan zarzas (Rubus fruticosus), madreselvas (Lonicerasp) y aneas (Thypa latifolia). Precisamente por el refugio que proporciona su densa vegetación, es habitual ver numerosas especies de aves, destacando grivas (Turdus viscivorus) y zorzales (Turdus philomenus).

Santuario de San José

La ermita de San José sobresale en la altura en el entorno de cultivos que la rodea, constituyéndose como un extenso promontorio desde donde se deslizan amplias laderas cubiertas por un denso pinar. Se encuentra situada en la parte más alta de la sierra que lleva su nombre. Bajo el gran pino achaparrado de la ermita de San José que se encuentra en la parte posterior de la ermita, se divisa una amplia y generalizada panorámica del cauce del Mezquín, el Barranc Fondo y de la sierra de la Ginebrosa.

Los oscuros

En la zona de los oscuros la roca se cuelga sobre el rio y la vegetación termina de cerrar el  espacio envolviéndonos. Allí el agua nace en los  manaderos.

Mas adelante un sendero nos indica que podemos bajar hasta el rio para visitar los oscuros del Mezquín, luego continuaremos por la ladera dejando el rio a nuestros pies.

Barranco del Moro

Comenzaremos el barranco del Moro por un muro de contención y muy cerca encontraremos el desvío a la fuente de la carrasqueta , donde el agua mana pausada. El itinerario discurre entre el pinar que se acompaña de enebros (Juniperus axycedrus), sabinas (Juniperus thurifera) y romeros (Rosmarinus oficinalis).

Alimoche (Neophron percnopterus)

Aunque hace unas décadas que las poblaciones de esta especie se encuentran en peligrosa situación, en el Barranc Fondo, si tienes suerte, en ocasiones se ve una pareja de alimoches que aquí pasan la época cálida y la reproducción.

OROPÉNDOLA

El recorrido está salpicados de árboles del tipo agrícola – forestal como latoneros, caquis, membrilleras, higueras y mangraneras, entre los que si nos acompaña la suerte, podremos observar el fugaz y cromático vuelo de la oropéndola (Oriolus oriolus) que destaca por su llamativo plumaje de color amarillo. Difícil de ver, se compensa con un peculiar canto aflautado, muy fácil de identificar.

AVES INSECTIVORAS

Entre la maraña de cañas, juncos y zarzas que convierten a este estrecho cauce en impracticable, salvo por los escasos pasos que aun utiliza el ganado en sus desplazamientos, revolotean diversas aves insectívoras entre las que con paciencia podemos observar especies como mirlos (Turdus merula), mitos  (Aegithalos caudatus) y mosquiteros (Phylloscopus collybita).cueva taulera

Carbonero (Parus major)  ave insectívora de colores muy llamativos, azulados y amarillentos.

Chochín (Troglodytes troglodytes) de canto melodioso y potente, este ave insectívora  encuentra su hábitat perfecto entre los paisajes del Barranc Fondo.

Herrerillo (Cyanistes caureulus) es un ave insectívora de colores amarillos y azulados que encuentra su hábitat perfecto en el Barranc Fondo.

LAS CALDERAS

En la zona de las Calderas, los grandes bloques de conglomerados dibujan un entorno de monumentalidad natural. Desprendidas de las paredes, algunas entorpecen el paso del rio creando cascadas y remolinos.

RIO ENCAJONADO EN LAS ROCAS

Un mirador nos ofrece una hermosa vista del Barranc Fondo, que aquí se abre en una amplia val. Se pueden localizar fresnos, chopos, enebros, sabinas negras y nogales (Junglans regia).

El sendero nos conduce, junto al rio, hasta entrar en un espectacular meandro rocoso, por el que nos adentraremos. El río, absorbido por las zarzas, apenas se hace notar.

paso entre rocasAcueducto

Optando por continuar hacia La Codoñera, encontramos el maltrecho Molí Siscar, con su acueducto de piedra para salvar el barranco y su balsa y tajaderas en la parte alta.

Azud del Moli Siscar

Todavía son visibles los restos de un azud que derivaba agua del Mezquín a una acequia que la conducía hasta el Molí Siscar y La Codoñera.

Cueva Taulera

Las parideras que aprovechan los abrigos rocosos son numerosas, como la de la cueva  Taulera, convertida en refugio de ganado  mediante muros de piedra. A unos pocos minutos encontramos una bifurcación que, si seguimos hasta la izquierda nos conduce hasta Torrevelilla.

FaLang translation system by Faboba